Diabetes en la familia: Cómo ayudar a un familiar con diabetes

La diabetes es una de las enfermedades más estigmatizadas en los últimos tiempos, según indican algunos estudios, en donde se suele culpabilizar a la persona que la padece por haber tomado supuestas malas decisiones con respecto a su estilo de vida. 

Esa estigmatización en contra de las personas con diabetes dice mucho sobre los mitos que surgen alrededor de la diabetes, debido a que la población no busca información certera, avalada por los estudiosos profesionales de la enfermedad. 

En este sentido, si en casa uno de tus familiares padece de diabetes o le han dado un diagnóstico de diabetes recientemente, lo más recomendable es comenzar un plan de acción para que juntos puedan combatir la enfermedad y así lograr una vida saludable normal y prolongada. 

Ayudar a un familiar con diabetes: 5 formas efectivas de hacerlo

Como la diabetes es una enfermedad no curable, suele despertar pánico tanto en quien la padece como en los familiares del paciente. Por esta razón, a continuación encontrarás algunos consejos útiles y efectivos para que puedas ayudar correctamente a tu familiar con diabetes

Aprenda todo sobre diabetes, y desmonte los mitos

El mejor camino para alejar todas las preocupaciones y miedos generalizados en torno a la diabetes es precisamente aprender a leer, investigar y preguntar todo sobre la diabetes, tanto en revistas científicas y médicas, como directamente con su profesional médico de cabecera. 

De esta manera usted podrá desmontar todos los mitos alrededor de la diabetes y educar al resto de su familia, para que juntos puedan llevar una vida saludable, y completamente informada. 

Mucha comprensión y paciencia con su familiar 

Las personas que padecen de diabetes suelen caer en depresiones, o angustias producidas por la misma enfermedad. En este sentido, es fundamental que se arme de paciencia, y sea muy comprensivo con los cambios anímicos de su pariente, hasta que este se adapte a los nuevos métodos de control de la diabetes. 

Es importante mantener una comunicación siempre serena, preguntando sin ser invasivo sobre el estado físico y mental de su pariente, y las cosas que a este le gustaría hacer, por ejemplo, alguna actividad física recreativa, etc. 

Cambien juntos sus hábitos de alimentación y actividades físicas 

Este es una de las acciones en las que se debe trabajar todos los días hasta conseguir una rutina 100% activa, con hábitos de alimentación saludable. De nada le servirá a su pariente sentir que solamente él o ella debe cambiar su vida, y los demás continúan comiendo cosas que le han quedado prohibidas. 

Todos los miembros de la familia tendrán que buscar la manera de integrarse a esta nueva realidad, que implica un compromiso con el cambio radical de hábitos, no solamente para acompañar a la persona con diabetes, sino para prolongar los años de vida saludable. 

Reconozca rápidamente los signos problemáticos de la diabetes 

Con ayuda de su médico usted podrá aprender a reconocer cuando los síntomas extraños que indican algún problema en su familiar, los cuales pueden ser tanto la hiperglucemia, que son niveles altos de azúcar en sangre, o la hipoglucemia, que es cuando el azúcar ha llegado a niveles muy bajos. 

En cuanto a la hiperglucemia, los síntomas suelen ser mucha sed, visión borrosa, orinar con frecuencia y cansancio. La hipoglucemia, por otro lado, se reconoce cuando hay confusión, desmayos, palidez, pérdida de energía, y sudoración. En ambos casos, lo más recomendable es llamar al médico

Busque apoyo adicional por profesionales 

Es válido sentirse abrumado y tenso cuando un familiar es diagnosticado con diabetes, por lo tanto, no sienta vergüenza alguna por pedir apoyo por parte de profesionales de la salud mental, o incluirse en grupos de apoyo para familiares con diabetes. Todo aquello que pueda sumar para combatir la diabetes en familia, siempre será bienvenido. 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *